Bienvenidos a Psicología de Vida

A través de este blog quiero compartir conocimientos y experiencias sobre la mente, el comportamiento y el sentir humano. Lejos de tecnicismos y diagnósticos psiquiátricos, me centro en la vida misma, en los condicionantes que influyen día a día en la felicidad o infelicidad de cada uno de nosotros. Para ello me baso en mi experiencia clínica en la consulta, en mi pasión por seguir formándome y aprendiendo cada año, cada día; en numerosas investigaciones que he contrastado; y cómo no, en mi experiencia personal. Mi objetivo es aportar y compartir. Mi deseo, poner en tus manos herramientas para ser más feliz.

domingo, 18 de noviembre de 2012

SI LO TENGO "TODO"... ¿POR QUÉ ME SIENTO INFELIZ?



A menudo hay personas que llegan a mi consulta exponiendo… “No sé cómo explicar lo que me pasa. Aparentemente no tengo ningún problema: tengo trabajo, pareja, hijos, mi familia está bien y, económicamente, afortunadamente no me falta de nada… Pero me siento triste, sin ilusión, con una sensación de vacío…”



Analicemos desde el principio…

Desde que nacemos, venimos al mundo con una predisposición a ser felices, a disfrutar del amor, de los placeres, a ser creativos, curiosos, libres…  Basta observar a un bebé mientras juega: su alegría, la curiosidad con la que explora todo lo que le rodea, la valentía con la que acude a descubrir lo desconocido. Una verdadera ¡pasión por vivir! Y los mayores, en nuestro afán de proteger y guiar a esa criaturita, vamos advirtiendo de los peligros mundanos: ¡Cuidado! ¡Eso no! ¡Te vas a caer! Pronto llegan a la escuela donde tienen que aprender a socializarse y a ser disciplinados en el grupo. Año tras año, tienen que completar el programa educativo marcado para cada curso. Se les educa para ser obedientes, estar calladitos, sentados, haciendo las tareas marcadas, durante varias horas al día. Poco a poco han de aprender a renunciar a su naturaleza de ser exploradores en movimiento, creativos, curiosos… Para pasar a ser obedientes, sumisos y seguir las normas marcadas por los adultos, limitando el desarrollo de sus potencialidades innatas.

Un estudio realizado en 1968 por George Land, en una muestra de 1600 niños de 5 años, mostraba que el 98% de ellos nacían con capacidades extraordinarias para explorar, crear y resolver problemas. Los niños nacen con capacidades asombrosas, ¡son verdaderos genios! El estudio mostró, 5 años más tarde, cuando los niños tenían 10 años, que sólo el 38% llegaba a nivel de genio, y esta cifra se redujo al 12% cuando tenían 15 años. De adultos, sólo el 2% alcanzaba el nivel de genio.

El sistema también nos adoctrina para que seamos competitivos, a través del sistema numérico de calificaciones, nos enseña a compararnos con los demás. Sacar un 10 en un examen es hacer todo lo que dijo el profe, justo como dijo el profe. Se mutila cada vez más la capacidad de decidir, de crear, de potenciar las capacidades individuales de cada persona. Ser “el/la mejor” es cumplir al máximo con el deber que ya está establecido y superar en ello a los demás.

Filósofos y maestros han definido como “Ortonoia” a este proceder establecido como correcto y deseable: la raíz “orto” significa “correcto” y “noia” de noiesis, “conocimiento”.

Y para seguir ese “buen camino”, la sociedad nos sigue adoctrinando: Debes estudiar para conseguir un buen trabajo, casarte, tener una familia, comprar muchas cosas, estar a la moda… Aprendemos a seguir la ruta marcada, a seguir la senda de la mayoría, sacrificando el en camino seguirnos a nosotros mismos y acallando, poco a poco, nuestra voz interior.

No es extraño que los jóvenes, cuando alcanzan la mayoría de edad y han de tomar una decisión en cuanto a qué profesión elegir, se sientan incapaces de saber qué quieren: están acostumbrados a hacer lo que les marcan desde fuera, y quizás nunca se pararon a escucharse a sí mismos y confiar en su propio criterio.

Pero esa voz que habita en cada uno de nosotros,  no puede permanecer en silencio por siempre, termina expresándose. Quizás en forma de tristeza, de confusión, de vacío existencial. Tal vez en forma de nerviosismo, ansiedad, de tensión muscular o incluso dolor de cabeza. Es el estado que sigue a la nombrada “Ortonoia”, y que llamamos “Paranoia” o crisis de perturbación mental. Y en ese punto surge el planteamiento: ¿sigo acallando esta voz con algún tratamiento que me alivie y silencie mi sufrimiento?... o… ¿me decido a buscar y descubrir quién quiero ser realmente? Esta elección de crear el camino propio, siguiendo la voz interior es, en la citada terminología, el estado “Metanoia” que significa “más allá de la mente”. La mente, en este sentido, podría considerarse el conjunto de creencias adquiridas, limitadoras del verdadero potencial que poseemos.


LA HISTORIA DEL ELEFANTE ENCADENADO

Hace años leí un cuento que refleja muy bien la reflexión del presente artículo:

<<Cuando era pequeña me encantaban los circos. Quedaba impresionada por los animales que amenizaban la función, y me llamaba la atención especialmente el gran tamaño y la fuerza descomunal del elefante. Un día, ya después de la función, observé cómo el enorme animal permanecía tranquilo, en las afueras de la carpa, tan sólo atado en una de sus patas por una cadena y una pequeña estaca en la tierra. Me pregunté entonces “¿Por qué no hace uso de su gran fuerza para soltarse y escapar?” Alguien me respondió “Porque está amaestrado”. Me volví a plantear entonces… Y si está amaestrado, “¿Por qué lo encadenan?”.
No obtuve respuesta convincente en ese momento, y con el paso de los años me olvidé del misterio del elefante hasta que alguien suficientemente sabio me resolvió el enigma:
Cuando el elefante era recién nacido, fue atado con esa estaca a la tierra. El pobre elefantito intentaría usar todas sus fuerzas para soltarse. Me lo imagino tirando, empujando, sudando agotado hasta caer rendido. Un terrible día de su existencia, exhausto por el inútil esfuerzo, dejó de intentarlo… para siempre. Nunca más ha vuelto a planteárselo, porque el pobre animal cree que “no puede”>>.

Desgraciadamente, al igual que el elefante encadenado, hay personas que permanecen toda su vida, atadas a sus creencias de incapacidad… Sin plantearse el enorme potencial que alberga en su interior.





27 comentarios:

  1. gran articulo monica, como todos los demas .me encanta la labor k aces atravez de este blog porque en cada uno de los articulos k escribes ,dices la verdad y la realidad de la vida para k personas como yo nos podamos sentir identificados y ala misma vez poder ser ayudado con tus maravillosos articulos.gracias monica .un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la verdad que bonito el articulo me identifique mucho, eso me pasa ami seguir reglas y mas reglas y acallar lo que yo quiero hacer en realidad....

      Eliminar
  2. Nos educan para perpetuar el sistema de consumo. Nos hacen creer que tendremos éxito sólo cuando tengamos más y más cosas, y llega un momento en el que nos sentimos vacíos, al darnos cuenta de que no es esa la plena felicidad.

    ResponderEliminar
  3. Genial Mónica... de vez en cuando necesitamos que alguien nos diga que SI podemos hacerlo... gracias por recordármelo...!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola de nuevo Mónica. Hay personas que no son felices porque se aferran a lo que quieren y no pueden tener, y no disfrutan de lo que tienen. Es como el niño que tiene muchos juguetes y se aburre, y desea los juguetes de los demás, sólo por el hecho de que él no los tiene. Supongo que todo tiene que ver con la rutina, necesitamos buscar cosas nuevas, salir de la rutina. Y por supuesto nunca dejar de intentar algo, sólo porque alguien nos dice que no podemos. Si no lo intentamos, siempre tendremos la duda y nos arrepentiremos, lo que hará sentirnos infelices, y si lo intentamos y fracasamos, no debemos basar nuestra felicidad sólamente en eso, pues seguro que hay otras cosas que nos hacen felices pero que nuestra obsesión por el fracaso no nos deja ver.No nos permitimos ser felices.

    ResponderEliminar
  5. Es tan padre saber q tenemos a alguien q nos haga sentir bn y sobretodo comprender tantas cosas..GRACIAS MONICA perdón pero te considero una amiga a la q corro a su página para buscar algo de impulso para continuar..;)¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  6. Gracias.. es todo lo que me pasa x.x

    ResponderEliminar
  7. Que buen texto, muchas gracias, me siento muy identificado.

    ResponderEliminar
  8. Mónica agradezco tu articulo realmente es excelente el poder de sintesis...mi pregunta es ¿por qué se construye una sociedad con metas de adiestramiento y no de potencialidad? ¿el ser humano en escencia es bueno o malo? considero que puede ser que no...por lo mismo conviene tenernos gobernados de ésta forma...a veces pienso que con tanta libertad de pensamiento y actuar hay un caos social.
    Por mi parte me siento muy triste porque siento que evolucioné socialmente mal, pero a nivel espiritual bien y no se llevan...antes de ser madre mi mundo era trabajar para realizar las metas que nos planteabamos con mi marido, pero despues de ser madre mis prioridades cambiaron en 360° lo unico que quiero es estar con ellos...tengo que trabajar y siento como un desgarro en mi cuerpo, siento que abandono a mis hijos y deben ser cuidados con una asesora del hogar....siento que el mundo esta al reves y las prioridades familiares en temas de crianzas no se valoran como antes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razon en lo ultimo el verdadeo fin familiar y espiritual se a perdido por los afanes materiales..mayores logros economicos y el de no querer perder la libertad ...dejando como el nucleo familiar solo como una simple meta mas en la vida.

      Eliminar
  9. Efectivamente no tengo algo que quiero, y temo dar un paso y fracasar. Soy muy infeliz

    ResponderEliminar
  10. Primero un saludo, una pregunta ¿porque no se acepta que también hay infelicidad?, yo tengo la experiencia de luchar por lo que quiero en la vida, y por lo que no he querido también, no solo una ni dos veces, en resumen he hecho las cosas por mi *felicidad*, pero, así como hay gente con grandes Dones, personas Genio, personas Felices... porque no se habla de la misma forma de las personas infelices, no es una enfermedad, es un estado de la materia, que debe de reaccionar con otros actos, simple química, Es como llegar a una cima y ver tu vida y por mas logros o momentos vividos en felicidad, se sabe que se es Infeliz así como se sabe que eres feliz, me explico mejor yo me siento infeliz y no es un estado de momento como decir que prendo un carro y lo puedo volver apagar no así no es, es una infelicidad desde pequeña, simplemente así he vivido mi vida infeliz, son cosas que no cambian no puedes cambiar el blanco para que se vea gris sin dejar de ser blanco, no se puede decir a la ligera que eres infeliz porque simplemente no tienes algo, o no consigues algo de alguien, se sabe que se es infeliz porque lo has vivido por siempre, así luches porque no sea asi. la infelicidad también existe, y no se trata de querer tener algo que no se puede o de dejar de luchar por algo, asi no se debe de comparar ni de medir la infelicidad. ser infeliz también es vivir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me identifico con tigo hoy me cuestione esto por q desde q soy niña he sido infeliz y ahora intento no serlo pero es un estado q no se explicar q sera??

      Eliminar
  11. Tengo una opinión al respecto: simplemente el fin último del hombre debe ser la felicidad, y si dices que la infelicidad también es una forma de vivir, estás como muerto en vida, te dejo la siguiente frase que un día escuché y que nos servirá: Para lograr algo que nunca has tenido, tienes que hacer algo que nunca has hecho, un abrazo, interesante blog.

    ResponderEliminar
  12. Me ocurre eso, tengo todo pero soy infeliz, ya tengo 31 años y no he podido salir del círculo vicioso, desde mi adolescencia que me siento vacia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, me pasa lo mismo que describís en tu comentario, haz mejorado en este tiempo, si es así, puedes contarme como lo haz hecho...

      Eliminar
  13. a mi me dejó con ganas de saber mas sobre el tema que anda torturandome

    ResponderEliminar
  14. En sí para tí Mónica o para ustedes, cuál sería alguna solución para dicho sentimiento?

    ResponderEliminar
  15. Me gusto mucho. Gracias.

    ResponderEliminar
  16. ME GUSTA TU FORMA DE PENSAR... REALMENTE COMPARTO TU OPINION... ESTUDIO EN UNA UNIVERSIDAD QUE NUNCA ME GUSTO... DEBO TERMINAR CON LO Q EMPECE, ASI QUE VOY ACABAR LUEGO ME DEDICARE A LOQ MAS ME GUSTA Y APASIONA Q ES ESCRIBIR... QUISIERA HACERLO DESDE YA, SIN EMBARGO LA UNIVERSIDAD ABSORVE...

    ResponderEliminar
  17. Nunca he sido feliz, pero creo que podía resistirlo, actuar como que no me doy cuenta, dejar solo que pase el tiempo. Ahora es insoportable, siento que mi familia me ama y yo los amo también, tengo salud, tengo un techo, pero no lo sé solo soy muy infeliz. Cada momento me encuentro pensando en por que no me muero, por que si ocurren tragedias todos los días, por que no me toca a mi, por que estoy aqui, siento que debo dejar que solo el tiempo siga pasando pero para mi es muy lento. Tenbgo un vacio muy grande, creo que termine muriendo por dentro. pienso en que necesito para dejar esta nube negra y esta oscuridad en la que vivo, pero no hayo respuesta. quisiera dormir y no despertar, es un deseo que cada dia crece un poco mas.

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Yo también me siento como ustedes, no puedo decir que me siento infeliz, sino vacía por dentro, desde pequeña he vivido como sonámbula, he vivido por vivir no tengo un recuerdo feliz , con gran esfuerzo he tenido mis logros, pero no me ha hecho feliz, tengo trabajo, una familia que me quiere, Tengo 41 años y soy soltera, pero no quiero decir que por no tener una pareja me siento así, tal vez antes lo pensé, que podría ser felicidad con una pareja, que me ame y yo ame, pero este año comprendí que mi felicidad no depende de un hombre a mi lado. Quiero encontrar otras cosas que me haga feliz, pero no sé cómo empezar.

    ResponderEliminar
  20. Lo que neceditamos todos es un verdadero encuentro intimo,real ybpersonal con el autor de la vida Dios nuestro padre y jesus su hijo atravez de la ayuda del espiritu santo.La palabra de Dios dice:
    El que tiene a jesus tiene la vida
    Leer Juan 10:10 segundo parrafo
    Esto no es religion es Vida.

    ResponderEliminar